Nuestra historia

'Los Cebaítas'

El 1 de Enero de 1940 regresa de la guerra D. Salvador García Cebada a Paterna de la Rivera (Cádiz) y comienza a trabajar con su tío D.José Cebada Gago.

Por aquel entonces D. José poseía las fincas de "Arroyo Hierro" y "Los Arquillos" en las cuales además de labor criaban ganado manso.

A través del trato de bestias, D. Salvador frecuentaba espectáculos de acoso y derribo, al que era aficionado como espectador. En una de esas ocasiones conoce al genial D.Juan Belmonteal que le cambia una caballo por tres vacas de desecho y un semental para un par de años.

Cruza este semental con las tres vacas de Belmonte y alguna más bronca que había en la casa. Los productos que van saliendo se venden en los pueblos de alrededores para festejos sin caballos de añojos y erales.

Se devuelve el semental prestado y le compra otro también del hierro de Belmonte. Al poco tiempo, y gracias a la afición de D. Salvador al ganado bravo, se compra 36 vacas de D. Carlos Nuñez, de las cuales venían algunas paridas y otras preñadas. A este lote les echa el semental que había adquirido, criando un montón de vacas sin tentar, alrededor de cien, a las que herró con el hierro de Salvador García Cebada, actual hierro de segunda de la casa.

Fué entonces cuando D.José Cebada decide comprar el hierro a Dña. Cristina de la Maza, ya que se da cuenta que su sobrino cobraba más dinero con la venta de este ganado para festejos, que lo que le pagaban por las vacas mansas teniéndolas más gordas.

Junto con el hierro de Dña. Cristina se compró también todo el ganado que tenía, alrededor de 150 cabezas entre machos y hembras. Se tentó y retentó todo, los machos los toreó D.Luis Parra "Jerezano", eliminándose todo, con lo cual sólo se quedó con el hierro.

Se retentaron entonces las vacas que D. Salvador había comprado a Nuñez, junto con los productos que habían nacido ya en la casa. Todo lo que no gustó se echó a las vacas mansas y con lo aprobado arrancó la ganadería.

Por aquel entonces se compra la finca "La Zorrera" (Medina Sidonia) cuyas tierras lindan con "Los Alburejos" propiedad de D.Álvaro Domecq y Díez y con el que entablará una entrañable amistad. Gracias a esta, compran juntos un lote de sesenta y tantas vacas a D. Juan Pedro Domecq y Díez que se reparten entre los dos, introduciendo así el encaste Jandilla en la ganadería.

La amistad entre ambos ganaderos ha sido fundamental en la formación de la ganadería, D. Álvaro ha prestado durante muchos años diferentes sementales de procedencia Nuñez.

Otro acontecimiento importante en la ganadería fué la adquisición del toro "Fiscal" nº265 del hierro de Rincón al que se le sacaron grandes vacas y toros, especialmente el nº 11 "Ajustador" hijo de una vaca de Juan Pedro, considerado como el toro importante que ha formado la ganadería, junto con otro semental de origen Torrestrella nº21 de nombre "Chiclanero"